Un milagro que se haya podido conservar este tesoro. Morihei Useshiba y Fukiko Sunadomari. O’Sensei lo llamó Ki no Musubi. Así debemos practicar todos los días, en Ki no Musubi.