Simbología del Aikido………………………………..Nobuyoshi Tamura

 

El Agua

La fluidez y la sutileza de los ademanes en aikido son parecidos a las del agua que se adapta siempre perfectamente a la forma del recipiente que la contiene sin nunca alterar sus cualidades.El agua simboliza la simplicidad y la humildad que contiene el no luchar, el no desear, que se engendran mutuamente en la vía del arte marcial practicado sin el deseo de provecho, sin la búsqueda de la gloria que aporta a la victoria. “No hay nada en el mundo más inconstante y más débil que el agua, sin embargo, corroe lo que es duro y fuerte, nada puede resistirle ni remplazarla.Es la debilidad la que lleva la razón y no la fuerza, la flexibilidad y no la dureza, todo el mundo lo sabe, pero nadie ajusta a ello su conducta”

Lao-Tse

 

El Espejo

El espejo simboliza la actitud mental con la que todo practicante debe abordar el combate en cualquier circunstancia.El estado mental debe permitir la apreciación inmediata de la realidad sin que el pensamiento perturben o contaminen la percepción que se tiene de esa realidad. Entonces el espíritu se vuelve como un espejo, símbolo de la sabiduría, del conocimiento perfecto y objetivo.” El sabio usa de su espíritu como un espejo. No niega las cosas que se le presentan, pero no va por delante de ellas. Les responde sin retenerlas. Es lo que le permite acogerlo todo si nunca ser alcanzado por nada.Si se presenta una flor, refleja una flor. Si se presenta pájaro, refleja un pájaro. El espejo muestra bello lo que es bello, feo lo que es feo. Ninguna huella lo empaña.El hombre sabio se sirve de su espíritu como de un espejo; no rechaza ni acoge a nadie; responde a los demás sin esconder nada ; triunfa sobre los seres sin ser herido”.

Chang-Tse

 

El Vacío

El vacío y la serenidad disipan la confusión del espíritu; al igual que una casa perforada por puertas y ventanas y es su vacío la que la vuelve habitable. Así, el ser produce lo útil; pero el no ser es lo que la vuelve eficaz.

” Distiéndete. Respira. Escucha tu cuerpo. Que el aire lo invada con el poderío vivificante de una ola. Deja fluir tus pensamientos como se dejan pasar los monos en el bosque. Líbrate del polvo, de las imágenes que se escapan de tu cerebro; es necesario aguardar el estado de espíritu desnudo y despojado, tan puro como el paisaje del invierno cuando acaba de nevar. Entonces permanece vacío, vigilante, inmóvil y sereno, escucha el universo”

Recomendación ZenTaisen Deshimaru.

 

La Montaña

La montaña es de por sí una vía que el hombre puede emprender para elevarse por encima de las apariencias y las contingencias. Trepar por la montaña da fuerza y resistencia y requiere mucha energía física y espiritual. El duro y penoso camino que conduce a la cima es la ocasión de profundizar el conocimiento de sí mismo y perfeccionar la propia manera de vivir y ampliar la visión del mundo liberándose de nociones relativas del tiempo y el espacio. ” La montaña no se burla del río porque este corre por debajo, como tampoco se ríe el río de la montaña porque ésta permanece inmóvil. El aire es más puro cuando se escala la montaña “

Lin-Yutang.

 

El Círculo

El círculo es el símbolo del movimiento perfecto, es la culminación de un dinamismo generado a partir de un punto de calma ; su resolución alrededor del centro crea la esfera, dominio espacial del hombre concebido desde un punto de vista dinámico, límite geométrico de su devenir individual y su relación con los demás, dentro del cual puede desarrollar sus virtualidades individuales. ” Cuanto más está en calma el centro lugar de la sabiduría; más la esfera es estable y mejor se amplifica, eliminando así los límites de expansión del individuo. En la práctica del aikido, este concepto de la esfera dinámica y su centro estable es de suma importancia. Todos los practicantes saben por experiencia que les es preciso preservar su estabilidad y su integridad limitando sus acciones al interior de esta esfera que contiene su equilibrio estático y dinámico”

André Protin

 

La Katana

La katana fue el alma del samurai y el protector de su vida, el samurai jamás se separaba de ella. Era un arma eficaz y terrible, pero también símbolo de la serenidad, en el ataque como en la defensa, de la lealtad en el arte de batirse y de la nobleza en el arte de vencer.La idea del sable excluye toda blandura, toda huida o pensamiento de huida, y el modo de servirse de él o de evitarlo, expresa la virilidad, la autenticidad del comportamiento. Frente a la hoja que va a descender, cortar o clavarse, ya no es posible engañarse, se revela entonces la cualidad del dominio de sí, la única que vuelve posible la realización de grandes acciones. ” En Aikido la Katana ya no sirve para atacar o matar. Su presencia perpetúa el verdadero espíritu del Bushido, su virtud y su poder ya no son más que defensivos. La idea del Katana en la ejecución de una técnica de aikido conduce a una postura perfecta, vuelve a la fuerza y el poder dependiente de la forma, y por lo tanto del espíritu. Confiere a la técnica más eficacia y belleza; hace del ademán preciso, decisivo, despejado de todo ornamento, la expresión de un espíritu sereno y superior

 

Nobuyoshi Tamura