La búsqueda de la Unidad…por Kisshomaru Ueshiba

 

Yo emprendí el entrenamiento de mi cuerpo a través del Budo, y cuando realicé su esencia última obtuve una verdad aún mayor. Cuando llegué al fondo de la realidad universal vi claramente que los seres humanos deben unificar la mente, el cuerpo y el Ki que los conecta a ambos, y que la persona debe armonizar su actividad con la actividad de todas las cosas en el Universo.

 

A través de la sutil actividad del Ki se armonizan la mente y el cuerpo y la relación entre el individuo y el Universo. Si no se utiliza debidamente la actividad sutil del Ki, la mente y el cuerpo de la persona enfermarán, el mundo se volverá caótico y el Universo entero se sumirá en el desorden.

 

El Aikido es la verdad. Entrenarse en Aikido es entrenarse en la verdad. A través de la dedicación, del entrenamiento y de la perspicacia nacerá la actuación divina. Sólo si se practican los tres tipos siguientes de entrenamiento, la inamovible verdad de diamantina dureza podrá convertirse en parte de nuestra mente y de nuestro cuerpo:

 

Entrenarse para armonizar nuestra mente con la actividad de todas las cosas en el Universo.

Entrenarse para armonizar nuestro cuerpo con la actividad de todas las cosas en el Universo.

Entrenarse para hacer que el Ki que conecta la mente con el cuerpo se armonice con todas las cosas en el Universo.

El verdadero alumno de Aikido es aquel que practica y lleva a cabo estos tres puntos simultáneamente, no de una manera simplemente teórica, sino de forma efectiva, en el Dojo, y en todo momento en la vida diaria.

 

El Maestro Ueshiba enseñó repetidamente: “Cualquier técnica de un Arte Marcial debe estar de acuerdo con la verdad del Universo. Si no lo está, el Arte Marcial estará aislado e irá en contra de la concepción de Arte Marcial como creación de amor, o Take-Musu (literalmente marcial-creativo).

 

El Aikido es Take-Musu por excelencia. Marcial (Take) aquí quiere decir el rugido heroico, la resonancia del cuerpo, el poder de Aum que resuena en el Universo. La resonancia del cuerpo se deriva de la unidad de la mente y el cuerpo, que armoniza con la resonancia del Universo. La respuesta e intercambio mutuos producen el Ki de Ai-Ki. La esencia del Aikido es el eco mutuo de la resonancia del cuerpo y la resonancia del Universo. De esto nace calor, luz y poder unidos en un espíritu plenamente realizado. La vitalidad del eco del cuerpo y la resonancia del Universo nutren el funcionamiento sutil del Ki y engendran a Take-Musu Aiki, el Arte Marcial que es amor y el amor que no es otra cosa que Arte Marcial”.

 

La contestación a la pregunta de cómo alcanzar uno, la unidad del Ki del Universo con el propio Ki, su armonioso funcionamiento y su mutua réplica está en el entrenamiento y en la práctica intensiva. Esto hace del amor y la armonía el fundamento del Aikido. Ambos forman el corazón del Aikido. El Fundador consideraba que ésta era la esencia última y su verdad más elevada.