El jueves pasado nuestro compañero Pepe del Centro Deportivo Villalba (antiguo Ishimi) en ausencia del Maestro Lucio nos regaló una clase que a mi me resulto magistral.
 
Y es que Pepe resulta una persona que ha hecho de la amabilidad una de sus virtudes, del ser amable un valor, y es que la verdadera amabilidad es aquella que nace de manera espontánea, natural y sin ningún tipo de interés o de intención de conseguir algo (como el resto de valores intrínsecos a esta: simpatía, empatía, solidaridad y respeto), propia de su madurez como Aikidoka.
Vamos el mejor tesorero que podríamos tener, cuanto deberían aprender algunos economistas de su integridad… Espero que no te suba demasiado el ego con estas palabras .
 
¿Por qué digo esto? Me explico:
 
Los primeros años practicando Aikido sin duda lo que mas me intrigaba era Ai-Nu-Ke, los ejercicios de kokiu y el trabajo con el boken en general (ahora veo un abanico infinito de riqueza en este arte no limitado a estos tres aspectos).
Bien pues tras dirigir la clase con esa amabilidad, la finalizó con un ejercicio de Kokiuho, en el que el Uke expresaba yodan suki y el Tori saliendo del ataque colocaba los dos brazos encima del brazo del Uke que ejecutaba la técnica y mediante la respiración bajabamos al Uke al tatami sin que nuestro eje vertical se descentrara (es decir desde el centro).
Ahora llega el momento de los saludos finales: y Pepe con su tono amable de siempre dice vamos a meditar un poco, yo al oír esto interprete bueno meditaremos algo más de los pocos segundos habituales… pero ni era esto ni medite yo seguí apegado a esta última técnica con los ojos cerrados, lo bien que me encontraba al reencontrarme con mi tierra perdida. Al abrir los ojos veo que Pepe ya estaba de pie y algunos compañeros, pero Jaime, Julio y yo seguíamos en Seiza, posiblemente a los tres nos paso lo mismo, al menos a Jaime por su comentario: “¡se estaba tan agustito!” creo que le pasó lo mismo que a mi.
 
Mas tarde reflexionando sobre esta última práctica para ejercitar la potencia respiratoria  (Kokiu ryoku), empecé a asociar algunas ideas acerca de la conciencia, la respiración y el musubi que no se si son correctas y que agradecería me aclarase algún Maestro: He oído en alguna ocasión ” La humanidad es como un collar de perlas (todas distintas pero la misma esencia) , y el hilo que nos une es la conciencia “, entonces pensé en la palabrita conciencia que por mi modesta experiencia creo que aparece cuando la atención esta en la respiración, y esta no es forzada.
Entonces mi pregunta es: ¿realmente lo que llaman conciencia en realidad es respiración? Lo que nos une a la vida desde luego que es la respiración, nadie puede vivir demasiado tiempo sin respirar (si algún tiempo sin comer o sin beber) ¿y entonces? ¿es esto musubi, el sentir armonía en nuestra respiración y en la del compañero uniéndonos como uno? ¿Si es así ? Que difícil… llevará años y años.. esto que supuestamente es lo natural parece que esta muy lejos de la sociedad actual … ¿y si no es así ? ¿Entonces..?
 
Pepe te vuelvo a agradecer tu actitud amable con estas dos frases:
 
“La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras amables”. Freud
 
Casi todo vuelve con mas o menos cordialidad al lugar desde que ha partido“. 
 
Saludos,
 
Rafa