• Abierto
  • Diego
    2 febrero, 2015 a las 19:05 #1888

    SEGUIR

    Seguimos con aquella vieja costumbre
    Seguimos yendo al mismo lugar de vaciones
    Seguimos quedando con aquellos amigos
    Seguimos sentándonos en el mismo lugar de la mesa
    Seguimos disfrutando de las mismas canciones que hace años
    Seguimos teniendo gusto por nuestra comida favorita
    Seguimos al equipo de nuestros amores (manque pierda !!!)
    Seguimos con nuestra manera de entender la vida
    Seguimos cometiendo aquel error…
    Seguimos creyendo en nuestra palabra, aunque nos equivoquemos

    Seguimos… Seguimos.

    ¿Por qué en la práctica de las técnicas nos cuesta tanto seguir?

    Un saludo.

    Diego

    afaadmin
    Jefe de claves
    Entradas: 22
    2 febrero, 2015 a las 21:48 #1892

    El hábito, Diego; la comodidad ante los cambios y más que la comodidad, los miedos.
    No se si es miedo a seguir, miedo a quedarnos retratados (ego), miedo a la torpeza (ego) o miedo ante un atemi (ego).

    Pero el caso es que alguna de esas cosas hace que no sigamos y que tengamos la cabeza confundida por ese miedo.

    En fin….seguiremos intentando.

    Gracias por tu aportación, como siempre interesantísima.

    Un saludo.

    Alex.

    Fernando Fernandez Arteta
    Moderador
    Entradas: 2
    5 febrero, 2015 a las 09:22 #1930

    Pues va a ser eso, el hábito.

    Por eso, cada cosa que hacemos, cada proyecto que emprendemos, por pequeño que sea, debería ser único y deberíamos hacerlo con la misma intensidad y entusiasmo que la primera vez.

    Esto lo deberíamos aplicar a una tortilla a un rascacielos o …… a un ataque un día de entrenamiento.

    Un abrazo.

    Rafa SGEntradas:
    7 febrero, 2015 a las 17:42 #1951

    Muchas gracias Diego por expresarte y dejarnos siempre una semilla de respuesta en tus aportaciones.

    Pues si estoy de acuerdo con vosotros,

    Aunque las limitaciones del lenguaje son las que son y tus palabras suenan así mas poéticas Diego, lo de «seguir», con la acepción de » Proseguir o continuar en lo empezado» y al final con la de » Dirigir algo por camino o método adecuado, sin apartarse del intento» hizo que me crease un conflicto, 🙂 la ignorancia de quedarme en las palabras en lugar de lo que realmente quieren trasmitir,
    (pero el castellano es así, quizás hecho para que estemos atentos al momento y aceptemos las distintas interpretaciones… como las técnicas de Aikido).Lo que yo entiendo es estar centrado sin nada que nos distraiga del objetivo; nuestros sentidos, nuestro cuerpo y nuestro pensamiento están en la unión-aceptación con la situación concreta.

    Esos hábitos que nos atan y que son en la mayoría de las veces maneras de COMPENSAR o atajar en la búsqueda de seguridad o de alivio de nuestros deseos temporalmente, en lugar de ver la vida como un entrenamiento infinito en la unión con nosotros y lo que nos rodea, haciendo lo recto para nosotros contando con los demás en ese momento sin más(lo que yo entiendo por Toko-iku).
    Nos hemos acostumbrado a compensar o atajar para acogernos a lo establecido: lo bien visto por la sociedad. Por no entrar en las manipulaciones permitidas que favorecen la aparición de los estereotipos en la sociedad, creándonos necesidades que realmente no necesitamos, o formas de actuar que nos alejan de la visión correcta de los acontecimientos, y promueven el anclaje a nuestra ignorancia. De esta manera aparecen miedos…, como dicen por ahí nos regalan miedo para vendernos seguridad.
    Todo esto se queda en el subconsciente o inconsciente, sea este quizás uno de los motivos por los que aparece el Aikido, para limpiarnos de este inconsciente, que nos hace desconfiados o arrogantes o justicieros o rígidos o etc… , esto es lo que entiendo por Misogi.
    El uke puede «seguir» con su cuerpo pero sus pensamientos pueden estar en otro objeto o al revés el pensamiento esta en el objetivo pero el cuerpo no se mueve o los sentidos están en otro/s objeto/s.
    Me imagino que esta es otra de tantas de las razones por las que aparece el Aikido, para recordarnos que no existen los enemigos(el miedo…), que solo existe la aceptación agradecida de nosotros mismos, recobrando así la fe en nosotros y en lo que no podemos objetivar, ni ver, ni oír, ni oler, saborear o sentir pero esta en nosotros y en todo.(Esto podría ser una extensión de Ai-Nu-Ke, amor o unión con el amigo oculto, que se esconde tras algo que nos nubla, literalmente, y que es preservación mutua de la vida o principio de mutua preservación; y somos capaces de ver a un maestro en nuestro enemigo
    (miedo, fuerza, debilidad…), es decir vemos al compañero como a nosotros mismos, somos lo mismo y somos uno.

    Atender también al equilibrio en el computo de la vida y sobre todo en el momento de la vida que nos encontremos: equilibrar acción-adaptación sin compensar ni atajar, balance postural de nuestro cuerpo y nutrición(no solo alimentación, posiblemente mas importante el conocimiento correcto… como hemos leído de Ueshiba, una de sus ultimas búsquedas fue el aplicar su filosofía del Aikido a la agricultura, por lo que la alimentación no a de ser tan importante como el conocimiento, yo al menos así lo veo, ¿o es que un esquimal no puede llegar a Chi-iku comiendo lo que le de su entorno, básicamente pescado, no creo que durara mucho en su intento comiendo vegetales a -40grados?). Acercandonos a la meditación que es otro «temazo», oto pilar para la limpieza de los
    pensamientos y reacciones.

    Todo esto suena muy bonito y romántico, pero solo se puede conseguir masticar y asimilar yendo a clase como decía El Maestro Roberto nunca se sabe lo que te perderás si no vas.

    Espero que mis palabras hayan sido claras y estén libres de malinterpretación.

    Así que Diego a tu pregunta porque no seguimos yo respondería : porque en mayor o menor medida estamos intoxicados.
    Para eso tratamos de no faltar a clase para ser mejores personas con nosotros mismos y hecho esto abrir el corazón dándoselo a los demás(Toko-iku).
    Después de leer esto y leer las palabras de Ueshiba de nuestra pagina de inicio… se parecen tanto…
    Pero como decía Albert Eisntein «El que no consigue objetivos pone escusas» ,así que yo me digo «¡¡manos a la obra, lo voy/vamos a conseguir !!» el fruto es la autorealización, autoconocimiento, no el reconocimieto.

    Un abrazo,

    Rafa