aikido nov.12 078

Hace algún tiempo, leyendo un artículo de un Maestro Japonés de Bonsai, leí lo siguiente:

“Haz que tu árbol parezca un Bonsai; no que tu Bonsai parezca un árbol”.

A priori puede parecer carente de demasido sentido, pero analizándolo tiempo después entendí muchas cosas que relacionan el todo con el todo, y sobre todo, lo japonés con lo japonés…

En Bonsai se aplican técnicas de cultivo, de desarrollo, conceptos y criterios estéticos, en ocasiones casi filosóficos. Pero el verdadero bonsaista sabe que su arte va más allá de las meras técnicas aplicadas o los aparentes resultados sobre sus árboles…

Las técnicas en Bonsai son indispensables, como lo son en Aikido. Aplicando una poda de brotes tiernos o de brotes maduros se obtienen diferentes resultados. Trasplantando el árbol en un momento u otro de la primavera u otoño, logramos un objetivo u otro. Dependerá de la especie, el clima, la edad del árbol…

Lo mismo ocurre en Aikido. No es lo mismo una técnica con un uke que va despacito debido a su edad, condiciones o falta de conocimiento, que con un uke que va con seguridad, decisión, conocimiento, fluidez-potencia… (al igual que con el tori…)

Podemos aprendernos todas las técnicas de Aikido de memoria… Ikkyo, Nikkyo, Sankyo, Yonkkyo, Gokkyo, Irimi nage, Kokyu ho, Kote Gaeshi… Al igual que en Bonsai… Mekkiri, Sharin, Tachi agari, Imi eda, Ushiro eda,…

Pero todo esto no nos sirvirá de absolutamente nada si no es por la manera de ejecutarlo. Si no es por la puesta en práctica. De ahí que lo importante: 

¿ Es el fondo ?

¿ Es la forma ?


Si lo verdaderamente importante es el fondo, no hemos de olvidar que estamos en un arte, y como tal, la forma cobra vital importancia. Lo maravilloso, es que cada individuo, cada practicante, cada “artista”, acabará dando su toque personal a las técnicas (siendo o no consciente de ello), es decir, la forma; dentro de que el fondo se supone sea el mismo…

Si aquel artículo, tiempo después, me dió que pensar, también me ayudó a llegar a una bonita expresión:

– Haz que tus técnicas parezcan Aikido; no que tu Aikido parezcan técnicas –

(Me viene a la mente las muchas veces que he oido el símil de bailar… 🙂 )


Un saludo


Diego

P.D.: Especiales saludos a José Manuel, Bea, Santiago… Ya sabéis, buen momento para trasplantar y podar…