EL DOLOR…………………………………… por Diego López Blanco

El dolor es ese gran Maestro que nos acompaña desde el momento de nuestro alumbramiento hasta la expiración.

En nuestro Tai Iku, nuestra práctica, nos revela indudables muestras de que lo que estamos haciendo no es algo “vacío”, que tiene cierta “sustancia” física y que en ocasiones, por descuido, falta de concentración, desconocimiento o falta de mesura, puede llevarnos a ocasionar alguna pequeña lesión (o grande) o provocárnosla a nosotros mismos (esto último, lo más habitual…).

Desgraciadamente, esto siempre enseña más que miles de palabras, debido a nuestra dureza mental (reflejada en nuestra dureza física…)

Cuántas veces hemos percibido y sentido el miedo propio y ajeno en nuestra actitud, nuestra cara y las ajenas en un nikkyo, yonkkyo, koshi nage… etc; aquellas técnicas que hemos oido decir: “… a este paso, vamos a quitarlas del temario…”.
Pero también nos enseña a ver cuándo está hecha la técnica, nos ayuda a ser dóciles al movimiento, a buscar la armonía tantas veces mencionada; y bajo mi punto de vista, quizás lo más importante, a darnos cuenta de que es aquello que nos hace deponer nuestra de por sí terca mentalidad, cerrada actitud y a concebir ese pequeño momento de dolor como muestra de lo que es en sí la vida; pasar por determinadas circunstancias dolorosas, que acabaran pasando, y volviendo otras nuevas.

También lo concibo como una muestra de lealtad al compañero, que nos realiza la técnica y con absoluta entrega realizamos nuestro trabajo de uke (o al menos deberíamos… jejejeje).

¿ Q U É O S P A R E C E ?

¡¡¡ PARTICIPAD !!! (NO DUELE)
Diego López Blanco