“No desesperes. Todo pasa y al final solo el amor cuenta”… Y por eso: “Permanece puro…y firme, para que no tengas que avergonzarte de ti mismo cuando la luz venga a las tinieblas”. Porque permaneciendo puro y firme sin que nada ni nadie te aparte del camino, la luz vendrá indefectiblemente.  Las tinieblas son para que podamos ver la luz cuando llegue, o mejor dicho, para cuando estemos preparados para verla. Que la luz siempre está ahí, con nosotros, en nosotros. (Lucio Álvarez)